Consejos para protegerse del sol en verano

Llega el verano y el sol aprieta con fuerza ya en muchas zonas de nuestras costas. Por eso es importante protegerse y tomar precauciones si vas a la playa o piscina. Sobre todos si vamos con niños, ya que son los que más tiempo pasan en el agua o fuera de la sombra. Es muy importante, para evitar quemaduras en la piel, que a la larga pueden provocar graves secuelas y enfermedades en la piel.

Sin una protección correcta, podemos sufrir una quemadura que puede provocar síntomas como ardor, calor y picor en nuestra piel. Estas quemaduras pueden afectar a diferentes partes del cuerpo y causar incluso síntomas más graves como fiebre, náuseas o problemas de circulación. Todo esto podemos evitarlo, si seguimos algunas recomendaciones básicas:

  1. Hay que evitar el sol a las horas de mayor radiación

Debemos evitar las horas de mayor calor. Ya no sólo en la playa o en la piscina, sino también si vamos a practicar alguna actividad al aire libre como ir en bici, salir a correr o pasear por la playa. Hay que evitar practicarlas en las horas centrales del día de 12 del mediodía a 3 de la tarde.

Además, hay que tener especial cuidado con los niños menores de 2 años ya que estos son más vulnerables y no deben exponerse directamente a la luz del sol ni a los rayos UVA durante el día. Se recomienda permanecer en sombra cuando la luz del sol es muy fuerte, y aun así hay que tener cuidado y protegerse, ya que sigue existiendo riesgo de radiación.

2.      Usar un factor de protección solar adecuada y eficaz

A la hora de elegir la crema solar es muy importante saber que factor de protección tiene. Debe ser adecuado al tipo de piel a la intensidad de los rayos UVA. Especialmente, si son los primeros días de exposición al sol, donde usaremos un factor solar alto de 25,30 o 50. Hay que tener en cuenta que las cremas solares protegen por un tiempo limitado y deben llevar un filtro adicional. Es muy importante que nos fijemos en ese detalle.

3.      Calcular el tiempo que vamos a estar expuestos al sol

Debemos tener en cuenta el tiempo que vamos estar bajo el sol y para ello multiplicaremos el tiempo de protección natural de la piel por el factor de protección solar. Si nuestra piel es muy clara se protegerá de forma natural durante unos 10 minutos, entonces, si usamos un factor 15 nuestra piel estará protegida durante 150 minutos. Cada persona tiene una protección natural diferente dependiendo del tipo de piel, pero por lo general, el tiempo suele ser de entre 10 y 30 minutos.

4. Usar una cantidad suficiente de protector solar

Hay que usar siempre una buena cantidad de crema solar. Para un adulto, se suele utilizar unos 35 gramos para cubrir todo el cuerpo. Usar siempre grandes cantidades de protector solar. Pero lo más importante aplicarse crema regularmente porque el protector solar se elimina con el sudor, con el roce de la ropa o al bañarse.

5. Hay que anticiparse al sol con antelación

Es recomendable que cuando nos apliquemos la crema, hay que esperar unos 30 minutos antes de exponerse al sol. Esto es porque no todos los protectores actúan de inmediato y mucho tardan en hacer efecto. También es muy importante que nos echemos la crema en las zonas más sensibles a la luz como la cara, cuello, espalda, pecho, hombros o empeine del pie.

8. La ropa también protege

La ropa también puede ser una alternativa como complemento a la crema solar. Llevar una camiseta o pantalón largo ofrece una protección eficaz contra los rayos del UVA. Hay prendas especiales que se usan como protección contra el sol. Las gafas de sol también son un complemento contra radiación solar. Pero hay que usar las que estén homologadas y lleven una adecuada protección.

¡En definitiva, este verano prepárate y anticípate al sol!